Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Lun 04 Sep 2017, 11:30 am.
Últimos temas
» ■ Normas{Obligatorio leer & firmar}
Vie 25 Mar 2016, 2:20 pm por Hibari-Chan.

» {Evento} SAO: IRL
Jue 11 Feb 2016, 5:20 pm por jessicab45

» Afiliación especial-Sakka Yarouze [Inazuma Eleven]
Mar 09 Feb 2016, 9:05 am por Invitado

» Nuevo Inicio [ L I B R E ]
Sáb 09 Ene 2016, 10:57 am por Jessica

» ■ Sistema de exploración y party
Dom 27 Dic 2015, 2:12 am por Dantez

» [Normal] Dorian Gray PA
Lun 23 Nov 2015, 8:15 am por Invitado

» Sistema de combate y cálculo de daño
Dom 15 Nov 2015, 7:01 am por Rachel Gremory

» Quinto Combate: Aura vs Aerum
Lun 19 Oct 2015, 11:07 am por Aura

» Cuarto combate: Aswe vs Baix
Dom 18 Oct 2015, 5:28 am por Aswe

Novedades de Aincrad

Mas !
Estación

Afiliados
Botones
Sword Art Online (SAO) Sword Art Online (SAO)
Afiliados
Psycho-Pass RPGStrange Land!Forbidden LoveinternadotenebrisCrear foroBloody Rose RolINNOCENT MALICEThe Clock and The HatCrear foroPersona5 FES
Creditos
Sword Art Online - Roleplay life BY Sistema Operativo S.A.O is Licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.Todo Contenido dentro del Foro es propiedad de sus respectivos Autores. El Skin Pertenece a #Sword Art online Roleplaylife. Su estructura, desarrollo e información han sido creados y editados por Shynx, Jôn Azoth. & Ashura Todas las imagenes creadas del foro han sido tomadas del internet, sin embargo han sido editadas por Ashura & Shynx al igual que las tablillas.La copia total o parcial tanto de imagen, estructuras como contenidos estan completamente prohibidas. Se Agradece a OSC ♣ ATF Por todos Sus Tutoriales.

La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Privado La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Sáb 28 Mar 2015, 12:46 am

Aquella era ya la hora en que comenzaba la tarde. Debido a la inanición del día anterior, Scatha había desayunado y comido como una leona, por lo que estaba de mejor humor de lo habitual. Iba dando saltitos por los alrededores del Pueblo de los Inicios, tras haber ido por la mañana de cacería, ya que había tenido tiempo para descansar hartamente de dicho esfuerzo. En resumen, era el momento más feliz desde que había llegado al Aincrad y no pensaba desaprovecharlo. Sterk había dicho que estaría por allá y, como todavía no conocía a nadie más, pensó que lo mejor era pegársele como una lapa para no sentirse sola. Comenzó a otear la zona pero había demasiada gente con esos colores de pelo y con ese peinado al tazón. Se encogió de hombros, preguntándose a qué vendría tan poca originalidad, y se dirigió sólamente a los que llevaban atuendos similares a los de su compi.

-¿Sterk? Ay, no, perdón. -se disculpó, acompañada de una leve reverencia, ante el joven al que acababa de importunar poniéndole la mano en el hombro. Siguió a la carrera y abordó a todo aquel que podría ser él. El problema de ese flequillo era que, con que se inclinasen, ya les tapaba la cara como si fuesen un chou chou y era imposible saber sus rasgos faciales con exactitud. Hubo otros muchos intentos fallidos -¿Eres Sterk? Ugh, no, ni en tus mejores sueños. -y le hizo un gesto con la mano como si lo estuviese barriendo con la mano, asqueada. La verdad es que el chaval no era ningún adonis y sentía que había insultado al objetivo de su búsqueda sólamente por haberse planteado la similitud entre ambos. Siguió preguntando a más gente pero ninguno eran él. ¿Por qué tenía tantos malditos clones por el mundo?

Sin darse cuenta, había corrido sin rumbo y no sabía en dónde se encontraba exactamente. Comenzó a caminar entre alerta y asustada, sabiendo que se encontraba sola en una zona que no conocía y que podría pasarle cualquier cosa que la expuesiese a la muerte. Al fin y al cabo, aquello era ahora una trampa mortal, ¿no? Se encogió, a la defensiva, mientras decía trémulamente su nombre, aunque no esperaba que la oyese. -Sterk... ¿dónde rayos te has metido? -preguntó al vacío y, lógicamente, no obtuvo respuesta. Pero unos matorrales se movieron sospechosamente y tragó saliva audiblemente mientras llevaba la mano hacia la lanza nueva que se acababa de comprar. Asustada, se encontró con que lo que salió a su encuentro era en realidad un conejo. Respiró aliviada y confiada, convencida de que aquello era un mob apacible. El roedor se acercó a ella y comenzó a olerle discretamente los pies mientras miraba intermitentemente hacia todos lados.

-Ay, pero si es un conejito. Qué mono y esponjoso eres. -se sentó, lo tomó por debajo de las axilas y lo acercó a su cara, frotando su nariz con la de él. El conejito parecía contento en su compañía y era mutuo, lo que Scatha no tenía miedo de demostrar porque se hallaba en lo que ella consideraba intimidad. Así era capaz de ser más tierna y vulnerable, no tenía que envalentonarse, y los animales siempre habían sido una fuente ilusión para ella. -Oye, conejito, ¿has visto a Sterk por alguna parte? Oh, qué tonta soy, si no lo conoces de nada y, aunque lo conocieses, no me lo podrías decir. -y sonrió ampliamente, sonrojada por su metedura de pata -sin darse cuenta de que lo verdaderamente grave era que tratase a aquel animal como si fuese un ser consciente. Era la primera vez que estaba verdaderamente contenta, las otras muestras de satisfacción que había dado se basaban en el alivio de todo lo horroroso que pudo ser y no fue. El conejo la miró, interrogante, movió los bigotes, haciéndole cosquillas, y ella dejó escapar una risita por lo bajo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Sáb 28 Mar 2015, 11:42 am

Después de un gran día en el cual el joven había completado satisfactoriamente la misión que se le había asignado con su temperamental compañera, ahora tocaba un pequeño descanso acompañado de un paseo en un tranquilo prado adornado de una cantidad considerable de matorrales y árboles, se podría decir que incluso se asemejaba a un bosque, con los pequeños rayos de sol que se escapaban de su prisión de nubes causadas por el invierno en aquel mundo virtual…

Quien viera la escena, no podría decir que se encontraba encerrado en un mortal juego, si no que era un día como cualquier otro pero en un lugar sin tecnología, como un humilde pueblo con gente amable disfrutando de la naturaleza del lugar, sin ninguna preocupación o pena que les aquejara en ese preciso momento.
El joven castaño se encontraba dando un paseo, con el menú de su HUD abierto, viendo las nuevas estadísticas que había ganado al subir dos niveles más, causándole emoción al saber que se estaba volviendo más fuerte, y por ello, que sería más factible poder lograr la meta que se había propuesto; salir de ese lugar…

Durante ese alargado paseo, pudo observar a ciertas personas que de alguna extraña manera, se parecían a él físicamente, los observaba de re ojo para no llamar la atención, incluso por alguna extraña razón, había uno que se encontraba llorando como si alguien le hubiera insultado, caminando de regreso hacia el Pueblo de los Inicios.
No le dio mucha importancia e hizo un semblante de indiferencia, siguió su camino para disfrutar de un día de paz y tranquilidad (o eso esperaba…) hasta que de la nada, logro escuchar una voz familiar, algo que le hizo estremecer un poco la base de su columna vertebral…

Llevado tal vez un poco por la curiosidad (o eso esperaba él), se agacho y comenzó a andar lentamente, para ser sigiloso… siguiendo aquella voz para dar con el destino de está.
No paso mucho para llegar a donde se encontraba su compañera en misiones, Scatha, que se encontraba sosteniendo a un pequeño conejo blanco. El joven siguió en sigilo y se escondió detrás de un matorral, observando la escena que estaba sucediendo enfrente a sus ojos, el como la chica le preguntaba al conejo si de mera casualidad le había visto, luego corrigiéndose a sí misma al darse cuenta que era un simple conejo, solo para después soltar una tierna risa por el movimiento de bigotes del virtual animal… lo cual, de manera que Sterk no podía explicar, le causo cierto sentimiento de ternura…

Vaya… Veo que Scatha tiene un lado tierno después de todo… No creí que fuera posible… y mi cuello tampoco – Dijo haciendo alusión al día anterior, cuando en una mala maniobra, la chica se prenso del cuello del joven, asfixiándolo por completo antes de estrellarse contra una pared al terminar la misión de la dichosa carreta…
Decidió permanecer oculto y observar un poco más la escena, no tenía claro el motivo, solo quería ver un poco más a donde llevaba esa conversación entre la chica y el peludo animal…


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Sáb 28 Mar 2015, 12:08 pm

La pelirroja le hacía cariños al animal y luego lo posó en el suelo. El conejito la miró para ver por qué narices aquella humana había parado de hacerle sentir bien con achuchones y caricias, reprochando con la vista. Pero vio que ella desplegaba el menú del juego y sacaba una cinta roja que había recolectado antes porque le parecía muy adorable pero que no se había puesto a sí misma por dos motivos: tenía un coletero precioso en forma de un par de alas doradas y su color de pelo hubiese impedido que el color luciese correctamente. Se acercó al roedor y le colocó la cinta alrededor del cuello como y le hizo una lazada. Le hizo un par de caricias más, mientras él movía el hocico para olisquearla y recordar su fragancia. -Pero mira qué guapo estás. Te llamaré Cola de algodón, vas a ser el furor de las conejitas. No, eso está muy visto. Pues Bola de nie... No. Eso es peor. ¡Ya lo tengo! Serás "Nube". le dijo, cruzando los brazos por la satisfacción de su gran hallazgo. Nube dio un par de saltitos de la alegría, demostrando su aprobación hacia ambos gestos y ella se puso muy contenta.

Emitiendo un ruído, Nube llamó a un montón de amiguitos suyos que aparecieron brincando de entre la frondosidad circundante -al parecer, estaban observando la escena- e hicieron que los ojos de Scatha se abriesen como platos. Se abalanzaron sobre ella, que estaba sentada, y caminaron por encima de ella  hasta dejarla tumbada con su peso colectivo, acurrucándosa en donde consideraron adecuado. -Oh, Nube, pero si tienes una familia... Excesivamente grande y que me quiere hacer su nueva vivienda. -protestó un poco de entrada por culpa del susto que se había llevado pero pronto sonrió. No podía echarlos ni queriendo. Eran tan majos. Con ellos encima, Scatha parecía una enorme bola de algodón con extremidades. Cuando se intentó reincorporar, todos salieron corriendo y formaron un corrillo alrededor de ella.

Repentinamente, un rezagado animalillo, que aparentemente no había oído la llamada de Nube porque estaba durmiendo la siesta; apareció por detrás de Sterk y se le quedó mirando perturbadoramente. En realidad sólamente tenía sueño y ponía cara de zombie pero era realmente inquietante. Se le quedó mirando un par de minutos, mientras Scatha buscaba la manera de repartir sus mimos entre toda la manada de nuevos amigos. Cuando se cansó, el conejo huyó y fue hacia los demás, señalando con la cabeza y haciendo ruiditos que nadie comprendía. En realidad, aunque los humanos no lo captasen, estaba delatando a Sterk. La pelirroja los miró sin comprender, viendo que todos ellos ponían una carita muy seria, incluso para ser conejos. Todos ellos saltaron encima de un matorral hasta hacerlo ceder del mismo modo que hicieron con el cuerpo de Scatha, dejando descubierto a un espía que observaba la escena sin mediar palabra y que, casualmente, era aquel a quien su amiga buscaba.

-¡¡¡STERK!!! ¿Estabas mirando? Oh, Dios mío, seguro que eres de esos que espían a las chicas cuando van a los baños termales. -y se llevó las dos manos a la cara para tapársela. Estaba avergonzada y no sabía cómo salir de la situación. De hecho, no podía. Ya nadie podía evitar que él la viese en aquella situación y dicha acusación pretendía desviar la atención de la vergüenza que se reflejaba en sus pómulos bermejos, cuyas manos delgadas y delicadas eran incapaces de tapar por completo. Sin embargo, por su tono de voz y el gesto, el ejército de conejitos pensó que la había hecho llorar y se enfadaron muchísimo. Como si tuviesen la maniobra ensayada, se arrojaron sobre él acosadoramente y sin darle tregua. No eran precisamente ofensivos pero eran bastante pesados en toda acepción de la palabra y trataban de defender a la jovencita.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Sáb 28 Mar 2015, 2:02 pm

La escena parecía fluir como si fuera cosa de cualquier día, la chica se des envolvía de maravilla con los peludos animales que como un montón de hormigas, se juntaron con ella como si de un caramelo se tratase, mientras ella simplemente disfrutaba de ser el foco de atención de tan peludas creaturas.
El joven por su parte observaba desde atrás de uno de los matorrales cercanos, sin percatarse de que cuando la manada se esparció, uno de los integrantes en particular se le quedo viendo con una cara de ultra tumba (o de sueño… cualquiera de las dos es buena opción). Sterk intercambio miradas con el pequeño conejo, intentando descifrar la mirada tan perdida que tenía, pero no alcanzo a detenerlo cuando salió corriendo a alertar a la manada, la cual como si se tratase de una enorme zanahoria, le volteo a ver por completo, haciendo que una gota de sudor recorriera desde el inicio de su frente, hasta desbocar en la punta de su barbilla…

Esto no es bueno… – Dijo tragando un poco de saliva antes de ver como una avalancha gigante hecha de pelo blanco y ojos rojos se abalanzaba contra él, tumbándolo al piso por no resistir el peso de tantos animales juntos.
Pudo escuchas sollozar a Scatha desde el otro lado, mientras intentaba retomar el aire por tan brutal ataque, intentando quitarse de encima a todos los diminutos mamíferos virtuales. Pero tal acción sería imposible ya que de la nada, los conejos comenzaron a saltar encima de él, uno tras otro, generando más presión y peso a su cuerpo, haciendo imposible que se pudiera levantar de aquella trampa mortal…

Pudo alzar un brazo tembloroso, mientras sus dedos de retorcían por el dolor en vista al cielo, junto con el poco aire que le quedaba, el cual utilizo para poder decir lo que parecían sus últimas palabras – Ayuda…


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Sáb 28 Mar 2015, 2:29 pm

La muchacha dejó que sus dedos se separasen entre sí para observar a través de ellos el motivo de tal alboroto. Para su sorpresa, los conejos se habían arrojado sobre Sterk y no le dejaban tranquilo. Él, que siempre había sido implacable, no había podido resistirse al aplastamiento y acabó sepultado bajo aquella masa esponjosa de la que sólamente sobresalía su brazo, mientras rogaba por auxilio. Un grito ahogado salió de su boca, sin saber qué hacer inicialmente.

-Pero conejitos, que Sterk no es malo. -les dijo, poniéndose en pie y gesticulando exageradamente. Ellos la miraron y decidieron que sería quien mejor conociese al desfallecido muchacho, que apenas daba señales de vida. Ella salió en plena carrera para darle la mano a él lo más deprisa posible pero los roedores comenzaron a caminar por los alrededores según iban abandonando el cuerpo del muchacho e impedían el paso. Como ella decidió apoyarse en sus pies, situados en el suelo, acabó tropezando con uno de ellos y se cayó hacia delante, encima de Sterk. Los conejos huyeron como si fuese una edificio lo que se derrumbaba encima de ellos y aprendieron a alejarse prudencialmente de la escena, aunque seguían observando. Se había caído de bruces contra el pecho de Sterk, todavía con la mano unida. Como era bastante ligera, no podría haberle rematado, pero esa cercanía era demasiado repentina e hizo que se volviese roja cromática entera. Se le quedó mirando a los ojos, con los propios vidriosos, para luego levantarse lo más deprisa posible.

Debido a la vergüenza, su corazón latía como un martillo machacando un clavo repetidamente y, una vez en pie, le dio la espalda para estar más tranquila. Le miró desde un lado del hombro y se decidió a preguntar -¿Ne-necesitas ayudas? Oye, ¿por qué estabas espiando? Creo que los conejos han pensado lo que no era y querían protegerme. -explicó, mientras unos soniditos animales parecían querer confirmar la hipótesis, mientras se acercaban un poco más y rodeaban al muchacho, cargados de curiosidad pero sin invadir su espacio vital.

-Yo... Esperaba estar hoy contigo. Un rato, ya sabes, no soy tan pesada. Sólo con los cerdos porque son... ¡Unos cerdos y se merecen todo lo que les pase! -dijo, dejando escapar una risa pequeña, aunque haciéndose la dura, mientras le miraba  con el rostro asomando por encima del hombro pero un poco cabizbaja. Una voz en su cabeza parecía estarle regañando por ser tan dócil en comparación con su verdadero ser -"Scatha, estúpida, ¿qué estás haciendo? Pareces unas de esas repipis que van al Harrods para tener ropa con la que ligar." -se echó la bronca, apretando los dientes con fuerza, hasta que rechinaron de forma prácticamente inaudible. De repente, los conejitos comenzaron a murmurar como si conspirasen acerca de lo que estaban presenciando, tal vez quisiesen intervenir de algún modo en el futuro cercano.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Sáb 28 Mar 2015, 3:34 pm

La avalancha de pelos había cesado, las palabras de la chica fueron suficientes para que cada uno de los conejos, uno a uno se fueran bajando del ahora demacrado cuerpo del joven, pudo escuchar entre los pelos de los diminutos conejos que se habían metido a sus orejas, como Scatha se acercaba a él, pero sin aviso sintió como se tropezaba con uno de sus pies y de manera casi premeditada, caía de lleno sobre él, quedando uno junto al otro mirándose de frente.
Sin escatimar en el hecho de que el golpe le había sacado el poco aire que le quedaba en sus pulmones, abrió los ojos como si estos se fueran a salir de sus orbitas, mirando directamente a los cristalinos ojos de la chica, los cuales hacían lo mismo.
El cruce de miradas duro considerablemente poco, aunque pareciera una eternidad para el castaño tendido en el piso, antes de que tanto Scatha como el, comenzaran a avergonzarse por el espacio tan reducido que había entre sus caras, y el sonrojamiento de ambas caras se hicieran presentes, tomando ahora Scatha la iniciativa y levantándose rápidamente, dándole la espalda al joven.

Sterk no tardó en hacer lo mismo y levantarse con prisa, sacudiendo sus prendas del polvo que se había acumulado al estar en el suelo, su cara aún se podía ver enrojecida por la pena, por lo que volteo la mirada a otro lado mientras escuchaba a su compañera le hacía un par de preguntas… Las cuales hicieron que su gesto pasara a ser de alguien un poco mas incomodo, pues le habían descubierto espiando…
!N-No estaba espiando! … – Dijo algo agitado… Estaba… estaba… buscando mi espada… se me cayó en ese matorral y la estaba buscando… es todo – Dijo en forma desesperada para limpiar su nombre, justo antes de volver a escuchar a la chica hablar…

¿P-Pasar el rato? – Su voz tembló por un momento, no podía negar ni dejar de externar que estaba nervioso, pero no podía entender el motivo exacto, la presencia de aquella chica lo ponía demasiado nervioso, cosa que jamás le había pasado antes (No es como si antes hubiera tenido alguna otra interacción con alguna mujer, fuera de su familia).
… Es… Está bien, pasemos un rato juntos, aliviaremos el estrés de la misión de ayer… – Termino diciendo con la cara tan roja como la sangre misma, volteando su mirada hacia otro lado intentando esconder el hecho de que la presencia de la chica, le perturbaba de una manera inexplicable para él.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Sáb 28 Mar 2015, 3:59 pm

Dejó de darle la espalda, comprendiendo que aquello no había sido más que fruto de un desagradable infortunio. -Pero bueno, es terrible, podrían atacarte. Entonces deberíamos ir a buscar tu espada. -respondió ella, con gran ingenuidad, mientras asomaba su rostro por el lateral del muchacho y enarcaba una ceja. Estaba preocupada por que el chico fuese desprotegido, ¿y si se moría? No podía permitir eso. Los conejitos se percataron de que era una mentira y lo comenataban entre ellos pero Sca se lo había creído a pies juntillas.

El conejo blanco con lacito había ido hasta las piernas de Sterk y le había dado un par de toquecitos con sus patitas delanteras para llamar su atención -Creo que quiere presentarse. Le he llamado Nube. -lo tomó entre sus brazos y se lo acercó a él, hacia quien olisqueaba. Luego, lo pegó a su prominente pecho, al que se aferraba, y echó a andar, esperando que él le siguiese. Aunque iba pendiente de la conversación, seguía buscando el arma con la mirada. Una carabina de conejitos les seguían, camuflándose entre matorrales y troncos para no ser descubiertos y crear incomodidad.

Se puso un poco más seria pero cómplice. -Oye, Sterk, ¿cuál es tu objetivo ahora mismo? Cuando te veo luchar, en ese momento, somos muy diferentes igual pero siento que también te pareces a mi. Sé que no te detendrás, pase lo que pase. Eso es porque hay algo que te hace darlo todo. Es... Admirable. -preguntó, intentando saber más de él. De paso, le había soltado un piropo, cosa que sólamente hacía cuando apreciaba de veras la actitud de alguien, la adulación no era lo suyo. Cierto era que la mayor parte de la gente era incapaz de luchar con ese espíritu inquebrantable. Ella lo había notado perfectamente, le había llamado muchísimo la atención y fue el primer momento en que empezó a notar afinidad con él. Luego, al darse cuenta de que tampoco era dado a socializar, se sintió más intrigada. ¿Hasta dónde serían parecidos?

Los árboles de los alrededores creaban un sendero interminable y bordeaban el lugar por donde ella circulaba. De lo nerviosa que estaba por interesarse por alguien por primera vez, no podía evitar desviar la mirada hacia Nube, que le prestaba su apoyo moral como cómplice, adormilado en sus pechugas. Era algo nuevo en ella, el hecho de querer saber más de los demás en lugar de mandarlos a pastar.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Sáb 28 Mar 2015, 4:43 pm

El joven no podía creer que en realidad, su mentira le haya funcionado, podía percibir las miradas de odio y rencor de los conejos hacia su persona, sintiendo como si fueran cuchillas afiladas a punto de salir disparadas, por lo que solo se limitaba a reír nerviosamente dando una sonrisa temerosa al escuchar que la chica quería ir en búsqueda de su espada junto a él, pensando que había creado una maraña de mentiras de la que no se salvaría fácilmente…
El conejo “alfa” (o por lo menos eso parecía… a pesar de traer un lazo un tanto afeminado) se había acercado al joven, posteriormente siendo levantado por la chica para que se pudiera acercar a Sterk y olfatearlo… el joven estaba muy limitado aun y seguía con la misma mala cara de póker que tenía desde hace un momento, soltando pequeñas risas nerviosas entre esa sonrisa fingida.

Después de escuchar el nombre de aquella bola de pelos que no le daba ninguna buena espina, vio como la chica se dio vuelta y comenzó a caminar, por lo que el joven dio un pequeño suspiro de alivio y le siguió el paso, pero después dándose cuenta que tenían a toda una escolta de bolas de pelo siguiéndoles, lo cual hizo que otra gota de sudor recorriera su cara, ante el temor de volver a ser machacado por una avalancha de conejos…
La “búsqueda” continuo en silencio hasta que la chica volvió a hablar, haciendo alusión a que la determinación de ambos era algo digno de admirarse, la gente más avispada incluso diría que en esas palabras se encontraba un piropo hacia el joven Sterk… que paso completamente desapercibido para el ingenuo castaño…
¿Mi objetivo? - Hizo una pausa para pensar buen su respuesta. - Supongo que el de todos… Salir de este lugar con vida… Supongo que cuando tu vida está en la línea de fuego, das todo de ti para salir bien de ahí, y no existen límites cuando alcanzas ese punto… – Termino diciendo mientras levantaba su mirada al cielo, para ver aquella cobertura de nubes grises que dejaban caer esos copos de nieve digitales tan hermosos.
¿Y qué hay de ti? - Volvió a pausar su dialecto, para voltear la mirada hacia ella y seguir hablando - ¿Qué te impulsa a querer ser más fuerte?


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Dom 29 Mar 2015, 2:45 am

Trataba de entender la actitud de Sterk pero era incapaz. Primero se muestra exageradamente poco preocupado por la pérdida de su espada y luego se empieza a reír solo a carcajadas nerviosas contínuas, sin tener que decir nada siquiera. Tal vez le hiciese mucha más ilusión de lo que parecía, el hecho de que ella le ayudase a buscar. Le miró de vez en cuando, luego a Nube, quién seguía adormilado y tampoco era capaz de darle ninguna respuesta. Pénsandolo bien, sus carcajadas habían aumentado mucho al conocer al conejito. -"Oh, claro, ya lo entiendo. En realidad, el frío Sterk no es más que la fachada del verdadero Sterk que se encuentra ahí abajo. En realidad, es un tipo sensible que busca ayuda cuando tiene un problema y le gustan los animales tanto como para hacerle sentir bien en medio de sus tribulaciones. Es.... ¡¡Un chico genial!!" -en sus pensamientos, empezó a construír una imagen idealizada y malinterpretada de sus acciones, que también se creía completamente. Creía que había desentrañado el secreto detrás de su enigmática conducta. La siguiente vez que le miró, fue un poco más emocionada y tratando de buscar en él trazos que solidificasen su conclusión.

Escuchó a Sterk, quien parecía totalmente volcado en su supervivencia, postura totalmente razonable. Al recordar lo que le había pasado a ella, los brazos se contrajeron más hasta que pudo abrazarse a sí misma además de al conejito pero sin espachurrarlo. Muchas imágenes que había tratado de olvidar estaban ahora rondando su mente, incluso había evitado mirar su tatuaje, el que se hizo cuando su hermana murió. Se acordó de los abusos de aquellos que se creían superiores y en cómo la víctima siempre era, en realidad, la persona más fuerte, la que plantaba cara pero no tenía el poder de detener las cosas. Ese valor debería de haber sido recompensado por el universo y no convertido en una condena. Su mirada se ensombreció un poco pero trató de ocultarlo con su flequillo, también como en los viejos tiempos. No pensaba contarle lo de su hermana a la primera persona que conocía, sobretodo porque era consciente de que había alcanzado la condición de trauma, pero podía hablarle de aquello que había significado para ella y de las emociones que evocaba en su corazón.

-Yo quiero proteger a todo el mundo. -dijo, convencida y con los ojos brillando por el torbellino de emociones que estaba sacudiéndole. Luego, dejó de ocultar su rostro y le miró a él, ya con más seguridad en sus palabras. -No quiero que nadie muera, y menos las buenas personas. Tengo que ser fuerte para que eso no suceda, no me importa llevarme la peor parte. El mundo no es justo, ni éste ni de dónde venimos, así que no voy a confiar más en su justicia. Ahora tengo que hacer realidad este camino y hacer que la mayor parte de las personas salgan ilesas. Tal vez no interceda con tal insistencia por los viles... Soy humana, al fin y al cabo. Pero sí que me gustaría poder cambiar ambos mundos y convertirlos en algo que SÍ valga la pena vivir. - pronunció, como toda una idealista que trataba de insuflar pragmatismo en sus palabras, tal vez en vano. Era cierto que no eran más que nobles palabras todavía pero aquello sólo podría verse formado en el momento en que llegasen a pisos que ofreciesen más libertad. Tal vez Scatha pudiese ser una buena política en el mundo real, una honrada y que sí defendiese los derechos de su nación sin secretos ni mentiras. Sin intrigas.

Los conejitos, que habían desaparecido, aunque se suponía que los estaban siguiendo, aparecieron arremolinados de la nada y traían entre todos menos Nube, a duras penas, una espada básica. Ella dirigió su vista atenta a Sterk, esperando su expresión de júbilo. -¡Pero mira! ¿No es esa tu espada? Qué suerte has tenido de que los conejitos sean tan simpáticos con todo el mundo. -y se la ofrecieron al chico, a mala leche, sabiendo que aquella no era su espada -y a saber de dónde la habrían sacado ellos- para provocarle una situación incómoda. Ya lo tenían enfilado como persona non grata pero Scatha de eso no se daba ni cuenta.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Lun 30 Mar 2015, 12:17 am

La búsqueda se había tranquilizado por un momento, ambos jóvenes caminaban por el sendero de árboles; hablando de cada quien sus motivos del porque querer salir de ese lugar. Cuando de repente y de la nada, el joven castaño pudo observar como chica desprendió un brillo en los ojos como si se hubiera emocionado por algo, o como si algo te hubiera hecho soltar chispas en su interior, lo cual se hizo mucho más notoria en el momento en el que ella le volvió a ver con ese brillo tan particular de tus ojos cómo si intentará descubrir una maraña de mentiras que el castaño se esforzaba en ocultar.
Pero dicha actitud dio un cambio drástico de 360 grados de la nada, en el momento en el que ella comenzó hablar de sus motivos para querer salir de ese lugar; diciendo que ella quería proteger a todo el mundo. Al joven se le hizo muy extraña y de cierta manera muy infantil estoy manera de pensar... ya que por más fuerte que fueras y por más fuerte que lo desearas, nunca podría salvar a todos del trágico destino que nos aguardaba todos al final del camino. Pero aún así decidió voltear a ver a la chica con una sonrisa aún algo nerviosa por la mentira, cerrar los ojos haciendo un movimiento de cabeza en señal de aceptación por por su ideología.

Pero la situación volvió a dar otro giro inesperado, en esta ocasión la cara del joven pasó a una de una increíble preocupación al igual que de sorpresa, puesto que el montón de conejillos que les seguían salieron de la nada cargando con mucho esfuerzo una espada básica, haciendo alusión de la mentira ya contada de la búsqueda de la espada.
Pero que... - Dijo con un tono de voz ahogado mientras sus ojos se abrían como dos se clavaban en aquella arma, viendo con horror aquella espada... sólo imaginándose las más oscuras y extrañas maneras de cómo un montón de conejos con suficiente fuerza como para poder haberlo tirado al piso, habrían conseguido esa espada. Imaginándose lo peor de cómo un indefenso y inocente jugador pudo haber sido atacado y masacrado, simplemente para conseguir esa espada para facilitar dicha "búsqueda".
Mirando horrorizado aquella montaña de bolas de pelo, que sin lugar a dudas, sus pequeñas miradas eran como cuchillas apunto de salir disparadas a la garganta del joven, por lo que simplemente se limitó a dar un tragó de saliva para intentar cubrir su garganta estaba tan seca como un desierto, voltear a ver a la chica con su ingenua emoción al ver que la espada de su compañero había sido encontrada, dar una sonrisa fingida de nuevo nerviosamente como ya se había hecho costumbre en esa pequeña tarde, y asistir con la cabeza mientras que con su brazo tembloroso de temor y agachándose sobre sus cuclillas procedía a tomar aquella desconocida espada, temiendo aun lo peor.

Supongo que debo agradecerles... - Dijo al son que se ponía de nuevo de pie, dirigiéndose a los conejos que aun le miraban de manera fatal, haciendo una señal de reverencia ante ellos para terminar con un agradecimiento dicho con un tono de voz casi inaudible, causado por el temor que ahora sentía por unos indefensos animales virtuales.
Decidió por su salud mental, que dejaría de pensar en ello... así que volteo a ver de nuevo a Scatha, con una sonrisa un poco mas ligera que las anteriores, ya que por azares del destino (o jugarretas de conejillos) la mentira había seguido su curso; por lo que procedió a cambiar lo mas rápido posible de tema...
Entonces... ahora que encontramos mi espada... ¿Que haremos ahora?[/b] - Termino diciendo justo antes de guardar "su" espada en el inventario, sabiendo que tarde o temprano, tendría que devolverá a su dueño... claro, si es que seguía vivo...
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Lun 30 Mar 2015, 12:59 am

Scatha se congratuló al creer, fruto de su mente ingenua y confiada, que Sterk y los conejitos se estaban haciendo amigos tan deprisa. En su mundo, era como si ellos se hubiesen esforzado muchísimo para solucionarle el problema a su compi, lo que ella no sabía era que había mentido en el origen del mismo dilema, por lo que esa espada podría hacer sido robada u encontrada pero esa incógnita era bastante terrible, si la descifrabas mentalmente. El otro conejito le dio sutilmente con las patitas en el brazo, señal de que quería bajar con sus amigos, así que lo liberó. De todos modos, a pesar de la conejil intervención, ella vio el hallazgo del arma como una oportunidad para intentar acercarse más a él, quien apenas daba señales de estar entretenido. Tenía que intentar algo -No hay prisa, no hay prisa. ¡Va-vamos a dar un paseo! Llevamos muchos días luchando sin parar, seguro que dar un paseo nos viene bien. Relajarnos y todo eso. -dijo, nerviosa hasta el punto de que algunas sílabas de su frase sonaban medio temblorosas. Inconscientemente, se llevó la mano a uno de sus mechones delanteros y empezó a jugar con él mientras echaba a andar, mirándole a él de reojo, y luego se lo llevó a detrás de la oreja, coqueta pero con mucha naturalidad.

-Bueno, ya que hemos hablado de nuestra ideología, estaría bien saber qué planes tenemos para mañana, porque eso es lo que se cuenta la gente que tiene confianza, claro. -propuso, justo antes de sentirse como una acosadora que no le dejaba ni respirar y ruborizarse. ¡Se iba a enterar de que ella quería tenerlo cerca, y vigilado si estaba lejos! Y, de todos modos, ¿qué pensamientos eran esos tan impropios de ella misma? Se mordió el interior del labio, incómoda por su modo de actuar, enfadada consigo misma. Pero es que tampoco lo podía evitar exactamente. Cuando él no le dirigía la mirada, ella aprovechaba para mirarlo directamente y visualizarlo pero desviaba con prudencia la mirada cuando ninguno de los dos hablaba, evadiendo el contacto visual exagerado. Los conejitos se habían esfumado pero iban siguiéndoles en secreto y debatiendo la posibilidad de hacer que el chico entendiese lo que ella estaba haciendo por instinto, y puede que obligarle a corresponder. Los conejitos cuidaban de Scatha de modo sobreprotector y no permitirían que la hiriesen.

Vio que el joven llevaba el cuello de la camisa descolocado, seguramente por las emociones fuertes de aquel día y, sin pararse a pensar en las repercusiones de ello, se paró un momento a colocárselo para que luciese perfecto. Al terminar, le dedicó una tímida sonrisa. Los conejitos habían decidido cargar unas pocas flores mientras adoptaban una posición en forma de corazón a ras del suelo, que era visible desde la perspectiva aérea que la altura les proporcionaba a los humanos. Los ojos de la muchacha se abrieron de par en par y su mandíbula colgó un poco más de lo habitual. ¡¡Se estaban intentando declarar en su nombre, o algo así!! Dichosos bichos adorables, lectores de mentes. Antes de que él tuviese el tiempo necesario para sopesarlo, elevó los brazos y empezó a correr hacia ellos, alterada. -¡¡NO, NO, NOOOOO!! -exclamó, con un tono de voz especialmente aguda, y los roedores se disiparon como si fuesen soldados ejecutando maniobras militares excelentes, dispuestos a planear su próxima táctica para delatarla. ¿Por qué rayos creían que la ayudaban con eso? Al volver a la altura de Sterk, ella no podía dejar de jugar con el otro mechón delantero de su peinado, mientras se reía nerviosamente sin dar ninguna explicación


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Lun 30 Mar 2015, 1:52 pm

La mente del joven estaba inundada de horribles visiones de cualquier pobre tipo random que pudiera haber sufrido el fatal destino de los conejos... no podía dejar de pensar en ello incluso cuando le había preguntado a la chica que había por delante...
Pero su trance acabo al momento que le escucho hablar de nuevo, proponiendole dar un paseo, de cierta manera nerviosa, lo cual es joven intentando borrar aquellas culposas imágenes de su cabeza, acepto dando un movimiento de cabeza en señal de aprobación.
Justo al empezar a caminar, la chica pregunto cual era la agenda para el día siguiente, como si sola se hubiese invitado a estar con el joven ese día... pero por la culpa y el hecho de sentirse mal por haberle mentido (y que los conejos lo supieran), le llevo a aceptarlo en silencio, dejando salir una pequeña mueca incomoda al mismo tiempo que soltaba sus hombros.

Pues... tenia planeado salir a cazar un poco esta noche... y mañana ver la tabla de misiones disponibles... - Comento mientras que con el rabillo del ojo podía observar como la chica jugaba con su cabello, cosa que jamas había entendido el porque las mujeres lo hacían...
Sin poder reaccionar, de la nada la chica rompió el espacio personal para acomodarle el cuello de su traje al castaño, el cual se quedo algo petrificado al volver a tenerla tan cerca, le hizo recordar ese instante en el que ella estuvo encima de él, lo cual provoco que su corazón empezara a palpitar de tal manera como si fuera un puño golpeándolo desde el interior de su pecho, al mismo tiempo que la miraba el como se alejaba dando una casi inaudible risa tímida...

Decidió corresponder el gesto con una pequeña sonrisa en señal de agradecimiento, pero antes de poder decir si quiera cualquier palabra, la chica de la nada comenzó a correr como loca, levantando los brazos en el aire y gritando negativas al aire... al mas simple estilo de la tribu buga buga...
Sterk se quedo simplemente mirando la escena con algo de curiosidad y pena ajena al ver como la chica regresaba a su lado riéndose de manera nerviosa, jugando de nuevo con su cabello mientras caminaba hacia él...
Ahmmm que... ¿Que ha sido eso - Termino diciendo justo antes de que una sonrisa algo incomoda se reflejara en su rostro.
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Lun 30 Mar 2015, 5:41 pm

Escuchaba el ruído animal de los conejos por detrás de ella y no podía evitar sentir cómo conspiraban para delatar sus sentimientos, como si estuviesen hablando de verdad. Empezaba a creer que toda aquella tensión la estaba volviendo loca. No era que se tratase de la situación pasional más profunda del mundo pero la atracción sólamente era verdadera cuando aumentaba con pequeñas dosis de la otra persona, o eso era lo que ella pensaba. Sabía de muchas parejas que se declaraban amor eterno y estaban separadas en menos de un mes, era algo bastante común, y no quería caer en lo efímero de aquellas supuestas emociones sempiternas que luego sólamente resultaban ser falacias. Todo el mundo tenía problemas pero los sentimientos no cambiaban de un día para otro, se forjaban día a día. Ella lo sabía, a pesar de que era la primera vez que se interesaba por alguien.

Él no parecía muy contento por informarle de sus actividades del día siguiente, tal y como había imaginado tras escuchar en voz alta su pregunta. Tratando de no inmiscuirse de más en el asunto, asintió con la cabeza, entusiasta, demostrando gran interés en su vida pero sin imponerse como participante. Era lógico que el muchacho quisiese subir de nivel, ella se dedicaría a lo mismo en la mañana -Puede que yo también vaya en busca de aventuras mañana, nunca se sabe de dónde puede salir un gran desafío. -dijo, en voz alta, estratégicamente, para dar a entender que no pretendía acosarlo sino un inocente intercambio de información sin compromiso. Con un poco de suerte, aquella frase que se desentendía de su asunto pero daba su aprobación ante la decisión tomada, podría deshacer la mala impresión que le había causado.

Iba a buscar una excusa creíble para decirle a Sterk. Justo cuando iba a abrir la boca y apenas había pronunciado más que fonemas inconclusos y sin sentido, aparecieron ellos: Los roedores que no estaban dispuestos a dejar correr la oportunidad de que la chica le echase narices. Sus cejas se fruncieron hasta formar un arco con vértice ascendente, denotando preocupación ante las futuras acciones de aquellos imaginativos animales plagados de inteligencia artificial. Habían formado un corrillo alrededor de dos de su especie: El primero de ellos portaba una hilera de hierbajos como peluca con recogido de cola de caballo y el segundo llevaba un trozo de tela que le tapaba hasta la altura de los ojos e imitaba un semblante tan serio que quedaba forzado. Se habían puesto a dos patas y la que hacía de chica se posó una patita en el corazón y emitió ruídos fingiendo hablarle melosamente mientras jugaba con la otra mano en la maraña forestal. El otro, el del gran flequillo, permanecía sin inmutarse y mirando hacia otro lado, de vez en cuando emitiendo amagos de risas estúpidas. Entonces, la coneja le colocó el pelaje que rodeaba la zona del cuello con un gran acto de coqueteo y se fue riendo con el dorso de la pata delante del hocico. Luego, la representación teatral iba aumentando su surrealismo hasta límites insospechados, alejándose progresivamente de la realidad.

La segunda parte del acto consistió en los conejos formando corazones alrededor de la hembra y mirando suplicantes al macho, que los ignoraba por completo, interrogante en ocasiones. Y fue entonces cuando la coneja se arrodillaba y parecía pedirle matrimonio a él, eso sí, con una zanahoria en vez de un anillo. El macho comprendía lo sucedido y tomaba la hortaliza en su mano a modo de alianza -comestible, que siempre era un punto a favor de un buen anillo-, aceptando los sentimientos de la chica. Fue en esa parte en que la cara de Scatha se puso roja cromática y sus ojos, ahora azules, porque sólamente se enrojecían en combate, se habían vuelto fosforitos de la exaltación. Casi echaba chispas. -¡¡Cesad de inmediato esta burla, maldición!! Ya se lo digo ahora, pesados, pero la culpa será vuestra si sale mal. -accedió y ellos se retiraron, contentos con el desenlace. Debía de ser que les veían futuro como pareja, o algo así. Se llevó las manos a la cara, abochornada, sabiendo de que era todo muy evidente visto desde la perspectiva en tercera persona que ahora ostentaba el chico. Sentía cómo su conducta había sido satirizada y ya no había modo de conservar la dignidad.

-Bueno... Me parece que te debo una explicación. O quizás no tanto porque han sido los conejos quiénes no paraban de insistir porque lo han notado. Pero, ¿cómo puedes estar tan indiferente con todo lo que he intentado hacer? A mi tú me gustas much... Un poco. Me gustas y sólamente eso. Los conejos estaban representando las señales que yo hice para que te fijaras en mi porque tenía esperanzas pero, bueno, eso, ya está dicho... -confesó ella, conteniendo los leves temblores causados por la vergüenza que la poseía en aquel momento. Bajó ambas manos hasta el abdomen y las entrelazó, mientras su respiración se hacía más pesada por culpa de la agitación. Estaba colorada y cabizbaja, acababa de hacer una confesión que jamás hubiese admitido por iniciativa propia, obligada para impedir el ridículo al que la sometían los conejos. Sabía que tenían muy buena intención pero no estaba segura de que aquello hubiese sido lo mejor. Se debatía entre la mejor manera de aceptar un rechazo y la dichosa esperanza que nunca moría en el ser humano.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Lun 30 Mar 2015, 11:58 pm

Nada podría haber preparado al joven para aquel suceso, el primero en su vida… todo fue tan inesperado, y tan rápido… que incluso tuvo que darle vueltas al asunto en su cabeza por unos momentos, recordando todo en cámara lenta para intentar asimilarlo…
De un momento a otro, justo después de aquella rara actuación de la chica, la conversación comenzó a fluir de manera más normal, pues ella le comentaba los planes que tenía para el día siguiente…
Pero la escena de los pequeños animales dio inicio enfrente de ambos, no había que ser un genio para notar que aquellos astutos conejillos se habían disfrazado de los jugadores que tenían enfrente, representando algunas escenas que ellos mismos habían hecho durante el transcurso de la tarde… pero de cierta manera, más directos con el mensaje que la chica había intentado transmitir durante todo ese tiempo.

Sterk comenzó a darse cuenta de esto, por los actos de los “inofensivos” mobs, lo cual le provoco inmediatamente que comenzara a sudar, el rubor de sus mejillas no espero nada por igual, algo impropio de la imagen que siempre daba; pero la realidad era, que Scatha le había estado coqueteando toda la tarde, y el por su inexperiencia e ingenuidad, no se había enterado de nada…
La escena paso rápidamente a la conejilla pidiéndole matrimonio con una zanahoria al conejo-Sterk, el cual sin dudarlo la acepto con regocijo… había que admitirlo, aquellas pequeñas creaturas eran muy listas… y muy buenos actores. Al momento de ver esto último, el corazón del castaño comenzó a golpear su pecho de tal manera que podía sentir como si este fuera a salir disparado de su caja torácica, empezó a sudar aún más por los nervios acompañados de un nudo que cerro por completo su garganta…
Quiso voltear a ver a Scatha, pero ella ya no estaba a su lado… en su lugar, la chica había salido a gritonear a los conejos, haciendo entender que ella tampoco estaba enterada de las intenciones de aquellos bichos, pero que por igual manera, era correcta aquella interpretación.

Pero justo antes de que pudiera decir algo, la chica había volteado hacia él, confesando sus verdaderos sentimientos y de cierta manera, reclamándole por no haberlo notado con tantas señales e indirectas que se le habían lanzado en esa tarde… seguido de un bajón de cabeza intentando ocultar el sonrojamiento de su cara, que era muy evidente desde que la pequeña obra de teatro dio lugar…

Yo… L-lo siento… no me di cuenta de lo que intentabas hacer y ahora… por culpa de los conejos has tenido que ser muy directa… – Dijo mientras que intentaba voltear la mirada a otro lado, intentando evitar el contacto visual… - La verdad es que yo… – Termino diciendo abruptamente pues el nudo en su garganta volvió; Jamás en su corta vida había pasado una situación similar si quiera, no sabía qué hacer y claramente, no sabía cómo expresar todas esas emociones desconocidas para él.
Tú… tú me… cuando estoy contigo… me… – Balbuceaba intentando concretar por lo menos una frase, sin idea clara de lo que en realidad quería decir…
Pero su orgullo venció por un momento, bajo la mirada haciendo que su pelo tapara sus ojos e hizo fuerza en la quijada, dejando ver su dentadura ante esta acción. Se dio media vuelta y sin decir nada comenzó a caminar en otra dirección, intentando alejarse de aquella situación.

Dio apenas seis pasos cuando se detuvo de golpe, sabía que quería salir de eso… pero había algo en el que le detenía, un sentimiento de querer quedarse al lado de esa chica de pelo rojo que podía ser tan dulce y a la vez tan agresiva, tan tierna y tan atemorizante.
Cuando estoy contigo… no puedo concentrarme… me siento constantemente nervioso… E incluso cuando no estoy contigo, no puedo sacarte de mi cabeza… – Dijo entre titubeos y voz temblorosa, no podía levantar la mirada ya que la pena que sentía en ese momento era abrumadora, pero aun así, volvió a darse vuelta para encarar a la chica y comenzar a caminar hacia ella.
Me preguntaste antes cuales eran mis motivos para luchar, querer ser más fuerte… Pues no mentí, quiero salir de aquí, y ese era el principal motivo… pero cuando lucho a tu lado, por algún motivo me siento más fuerte, más capaz… – Dijo ya estando justo enfrente de ella, ignorando por completo el espacio persona de ambos, estando justo junto a ella, tan juntos como cuando ella cayó sobre el por aquel gracioso accidente; levanto su mano y puso su dedo índice sobre su barbilla, levantando un poco su cara para poder verla a los ojos – Creo que el motivo de eso, es porque… quiero protegerte… no quiero pensar que te pueda llegar a pasar algo… porque al final de todo, y aunque aún no sepa muy bien que es este sentimiento… creo que… me gustas igual… y… no podría dejar que algo te pasara… – La cabeza del castaño estaba a punto de explotar, tantas vueltas que le daba al asunto habían saturado ya su mente y no pensaba lo que decía, solo dejaba que las palabras fluyeran solas. Pero perdió el control de sí mismo, su cuerpo se movió por si solo cuando comenzó a acercar su cara a la de la chica, apuntando sus labios hacia los de ella a la cual atraía usando el dedo que había puesto anteriormente en su barbilla, cerrando los ojos cuando ya estaba a casi nada de distancia de tocar unos labios ajenos por primera vez.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Mar 31 Mar 2015, 1:57 am

La chica, que esperaba haber sido completamente rechazada y creía que aquello del anillo-zanahoria era una fantasía causada por una esquizofrenia mal configurada en los conejos, se quedó de piedra. Sus ojos se abrieron de par en par y entendió que hasta los mobs hechos para ser animales eran más espabilados que ella, cosa que también le hizo sumar vergüenza a su situación y no la dejaba en muy buen lugar. Tragó saliva con un poco más de dificultad mientras escuchaba lo que él le decía, quien ahora parecía estar encabezando una batalla por ver quién se ruborizaba más intensamente. Cuando le pidió disculpas por no haberse percatado, esbozó una sonrisa un poco forzada, para dar a entender que no ocurría nada, comprendía que no se lo esperase. Pero, al fin y al cabo, sólo había dicho unas cuantas verdades, ser empujada a ello no era tan grave, era una buena forma de saber que la introvertida muchacha no se lo llevaría a la tumba.

Los balbuceos del castaño daban a entender muchas cosas pero que podrían llevarse al equívoco, por lo que se quedó a la espera de su conclusión antes de hacerse ilusiones que pudiesen irse al garete. Se dio la vuelta y comenzó a pasear, seguramente por lo nervios, pero no se inquietó en exceso por ello, tenía la impresión de que no se estaba marchando, no tenía pinta de ser de los que dejaban las cosas a medias. Con mayor motivo, no dejaría inacabada la respuesta a una declaración. Al menos, esa era la imagen que tenía de él. La chica contó que habían sido sobre cinco pasos antes de detenerse, y fue desde allá que continuó exponiendo su visión. Los nervios hacían que se sacudiesen los hombros, por lo que ella los tensaba y trataba de disimular su estado para que no influyese en la contestación de él, por sentir lástima ni nada parecido. Ese tipo de pensamientos psaban por su mente, que le había puesto en una situación incómoda y que no debía de empeorar el asunto con lloriqueos, ni espasmos, ni lo que fuera que su maldito cuerpo experimentase cuando le decía a alguien que le gustaba. Era la primera vez que lo hacía y, la verdad, era un subidón tensión en todo sentido.

Dijo que la tenía todo el tiempo presente y ella pasó de tener el rostro reclinado a elevarlo ligeramente por la sorpresa. Era algo que no se esperaba, sentía que le estaba imponiendo su presencia. ¿Quién era ahora la que interpretaba erróneamente todas las señales? -"¡Yo también quiero protegerte!" -exclamó, para luego darse cuenta de que sólamente había sonado en su cabeza y que su boca apenas emitía ruído. Se habría quedado muda de la impresión, podría ser eso lo que llamaban un nudo en la garganta. Se llevó discretamente una mano a la traquea pero se vio distraída por que él se había aproximado hasta juntarse con ella, recordándole a lo que había pasado cuando se había caído de bruces encima de él por culpa de un conejo que se había cruzado en su camino. Aunque... Mejor pensado, ahora ya no se veía un obstáculo tan inocente.

La mano que había posado él en su mentón comenzó a atraerla y, al principio, se sorprendió y abrió los ojos hasta que parecieron un par de zafiros en medio de un mar de nubes. Con el contacto de los labios de Sterk, se serenó y sus ojos se entrecerraron lentamente. Se dejó llevar por el beso, tal y como había leído en las revistas para chicas alguna vez, y las palabras del joven tomaron una verdad física, se sentía querida y protegida. Quizás ninguno de ambos supiese verdaderamente qué eran esas emociones tan confusas pero sus instintos los guiaban por buen camino. Al finalizar el beso, ella se quedó mirando, perpleja por todas aquellas emociones que estaban surcando sus venas, partiendo de su corazón. Estuvo inmóvil apenas unos segundos pero fue suficiente como para que un conejo hiciese de apuntador discreto y pasase corriendo detrás de ella para empujarla, fingiendo corretear feliz pero con claras intenciones. Ella cayó -por así decirlo, ya que había sido un movimiento gentil- sobre el pecho de Sterk, con la cabeza apoyada, y aprovechó para darle un abrazo.

-Yo también quiero estar contigo. Investigaba lo que harías porque quería que fuésemos juntos a la siguiente localización. Me han dicho que se llama Horunka, o algo así. Parece peligroso y no quiero que vaya cada uno solo. -lo dijo con moderación, ya que sabía lo que acababa de pasar pero no sabía hasta qué punto sus sentimientos habían definido su tipo de relación y todavía estaba asimilando todos los sucesos. Pero sí que había oído hablar de esa ruta, no todos los player novatos lo superaban y no podía quitarse la idea de un trágico final. Separó la cabeza de su pecho y le miró como si le dijese: "-Porfa, porfa, porfa, porfa..." Con cada parpadeo seductor y mono de sus ojos. No tenía que ser de inmediato, podían tomarse unos días, era mejor ir de seguro y haber entrenado lo suficiente. A héroes descabezados eran a quienes salían los game over. Estaba segura de que ambos habían tenido la idea inicial de ser aloners pero que ahora estarían mejor como pareja.

Buscó con la cabeza a los conejitos, que escondían la mayor parte de su cabeza en los matorrales y asomaban sus ojitos de vez en cuando, como si lo usasen de palco. Ahora que la tensión había disminuído, se permitió a sí misma volver a reírse con el gracioso movimiento de sus hocicos. ¿Qué sería lo que olisqueaban tantas veces y con tal insistencia? -Pues parece que, en realidad, sí que vamos a tener que agradecerles por todo esto. -asumió, con actitud desenfadada, mientras se despegaba de Sterk en el momento en que satisfizo sus mimos. Nube salió de entre la multitud y dio un par de saltitos, como si quisiera felicitarlos de algún modo, o estando él mismo feliz. Enigmáticas criaturas, estos animales inteligentes, y todos unos liantes, aunque por buena causa.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Mar 31 Mar 2015, 2:27 pm

No había retorno en aquel punto, los labios de ambos jóvenes se juntaron en un pequeño momento que parecía durar un instante, sintiendo ambos el calor humano que generaba su compañero ante aquella muestra de atracción mutua plasmada en ese primer beso…
Después del breve pero largo instante que acababa de transcurrir, la chica se separó de los labios del castaño que aún se encontraba apenado y atemorizado por la inundación de emociones que sentía en aquel momento, mirándolo con aquellos ojos azules como el mar, justo antes de lanzarse (o ser lanzada) contra su pecho, dándole así un tierno abrazo y procediendo a hablar de nuevo.

Escuchó atentamente los planes de la chica, de su deseo de ir al siguiente pueblo, lleno de la angustia ante la idea que a alguno de los dos les pudiera pasar algo en el camino; seguido de un movimiento rápido de parpados simulando la plegaria al más estilo caricaturesco y coqueto…
De acuerdo… vayamos juntos a Horunka… – Termino diciendo con una pequeña sonrisa en su rostro, no estaba familiarizado con todas esas emociones y ciertamente, no sabía cómo expresarlas como debería
La chica seguidamente empezó a reír hacia sus adentros, mirando a los voyeurs conejos que los acosaban desde los matorrales cercanos, alegando que deberían darles las gracias de verdad por lo que acababa de acontecer; que literalmente, había sido gracias a la intervención de ellos… - Creo que tienes razón… pero aun así, el mérito ha sido tuyo, tú te has esforzado para que esto sucediera… – Dijo justo antes de separarse de la chica y llevar su mano derecha a su barbilla, analizando cuando podrían seguir al siguiente poblado.

De acuerdo… escucha – Volteo a ver de nuevo a la chica directo a los ojos, ya estando un poco mas calmado y volviendo a ser tan analizador como antes – Esta noche saldré en una cacería solitaria… y mañana intentare hacer una misión para subir unos cuantos niveles… Así que… te veo pasado mañana a las diez en punto de la mañana a la salida del pueblo, para partir hacia Horunka… ¿Qué te parece? – Terminó mientras que veía a la chica, intentando ser como era antes, pero sin poder evitar ese rose de labios que había tenido antes con ella, causándole de vez en vez que tuviera que tragar saliva, por la acumulación que se juntaba en su boca.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Scatha el Mar 31 Mar 2015, 3:03 pm

En el preciso instante en que el joven accedió a ir a Horunka, hubo una especie de blackout en la mente de Scatha, cuyo escenario principal se había convertido en una pista de baile cuadriculada con una bola de discoteca giratoria iluminando psicodélicamente con miles de luces. De un hoyo del suelo, había salido una Scatha en versión chibi vestida al más puro estilo ochentero y con una peluca a lo afro, gritando: -"¡¡Subidoooooón, subidoooooón, Su-bi-doónnnn!!" - con la voz de King Africa. Celebraba su victoria sacudiendo los brazos y el pelo que llevaba comprimido como si fuese un clon del micrófono que portaba. Aquella representación de euforia, propia de una enamorada o de algo que también era, una loca; finalizó con una carita ilusionada que sí se había plasmado en la realidad al oír su afirmativa respuesta ante sus carantoñas.

Sonrió ampliamente cuando dijo que era mérito suyo por esforzarse en que ocurriese. No quiso discrepar, ya que sí se había dejado la piel en que él percibiese el coqueteo pero los conejos les habían dedicado una obra de teatro entera. ¿Quién les daba el Óscar a los conejos actores? Nadie. Eran unos incomprendidos. Qué menos que darles las gracias. Ellos les saludaban desde los matorrales y ella les saludó tímidamente moviendo los dedos de su manita extendida, tiernamente, mientras ellos se dividían entre los que celebraban el éxito, los que estaban buscando algo que comer y los que preferían el sabor de sus propias partes íntimas. Scatha enarcó una ceja ante éstos últimos y se esforzó en borrar de su mente esa imagen de ultratumba, sustituyéndola por la de aquel tierno beso de antes. Había funcionado y por fin podía concentrarse de nuevo.

-¡Promesa de meñiques! -le dijo, mientras exponía el dedo meñique y contraía el resto de la mano. La idea era enlazar ambos meñiques para dejar constancia del trato, haciéndolo así más mágico y especial. La única persona con quién había llegado a hacer una "promesa de meñiques" era su difunta hermana menor y sólamente accedía a ello cuando era algo súper importante, que le hacía mucha ilusión, o ambas cosas. La ilusión brillaba en su cara, que normalmente estaba ocupada por la ira o por aspiraciones nobles que poca gente comprendía, creando un constraste mucho mayor. -Yo también entrenaré muy duro hasta subir todos los niveles que pueda. No te decepcionaré. De verdad. -le aseguró, con la mirada cargada de seguridad y deseos de que todo fuese bien. Ya no iba a perderle antes, mucho menos ahora que se comenzaba a convertir en la persona más importante para ella. Era un nuevo comienzo pero no pensaba confiarse. Sabía que iba a ser muy duro.

-Pues pasado mañana a las diez en punto de la mañana a la salida del pueblo. -repitió como un lorito, para asegurarse de que había comprendido bien el plan, y se acercó a él hasta ponerse de puntillas para llegar hasta sus labios sin que tuviese que inclinarse. Le plantó un beso y se marchó correteando por los alrededores adelante mientras se despedía con la mano mirando hacia él -como una pánfila, ya que se podría haber llevado un gran coscorrón. Al final de la eufórica carrera, se dio cuenta de que se iba a estampar como no mirase hacia el frente, por lo que decidió desviar la mirada y dejar de admirar a Sterk, muy a su pesar. El momento del giro fue aprovechado por Nube para ir detrás de ella a base de ágiles pero rezagados saltitos hacia la posada, claro que ella de eso no tuvo ni idea hasta que éste apareció arañando su ventana.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Battle Theme - The comrade's song
avatar
Scatha
Nivel 12

▪ Love : 25

Status
HP:
2500/2500  (2500/2500)
Agotamiento:
21/21  (21/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Sterk el Miér 01 Abr 2015, 2:02 am

El pacto había sido sellado, la chica miro con gran entusiasmo al castaño que le había dicho sí a su propuesta de entablar el viaje de los 100 pisos juntos, empezando por el traslado hasta Horunka…
La paz había vuelto poco a poco a la cabeza de Sterk, que se encontraba ahora un tanto alegre por ver la felicidad que irradiaba Scatha ante aquella promesa, pero vio como le pedía una “promesa de meñique” levantando su dedo meñique y anteponiéndolo sobre el resto de dedos, esperando un cruce con el del joven para cerrar el trato; a lo que él, de cierta manera apenada, accedió entrelazando ambos dedos y cerrándolos mientras daba una pequeña sonrisa.

Bien, entonces esperare ver nuestros progresos ese día – Respondió ante la afirmación de la chica que ella tampoco se daría por vencida y se esforzaría para hacerse más fuerte.
El momento de la despedida había llegado, la chica repitió el plan para su próximo encuentro, seguido de un pequeño beso fugaz de puntillas en señal de despedida, justo para darse la vuelta y comenzar a caminar hacia otra dirección, dando algunos vistazos hacia atrás mientras que con su mano se despedía del caucásico joven, el cual le devolvió el gesto de la misma manera: sonriendo y hondeando su mano de un lado a otro; mientras observaba como el dichoso conejo llamado “Nube” la seguía a escondidas.

Cuando ya no podía alcanzar a divisarla, Sterk se dio vuelta y poso su mirada sobre lo que era el camino para llegar al Campo Oeste, donde le esperaba una larga noche llena de Jabalís. Su mirada pasó a ser la de alguien serio, centrado en su misión, hizo un movimiento de cabeza en señal de acierto y comenzó a caminar hacia aquel sendero…


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sterk
Nivel 12

▪ Love : 45

Status
HP:
1711/2800  (1711/2800)
Agotamiento:
13/21  (13/21)

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: La excursión de los animalitos inesperados {Priv. Sterk}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.